Das Weisse Pferd - Urchristliche Zeitung für Gesellschaft, Religion, Politik und Wirtschaft

Serie: "Heidnische Bräuche im Kirchen-
Christentum"

abstand.gif (36 Byte)

Del culto a Isis,
a la veneración de María
 

“Jesús anunció el reino de Dios y lo que llegó fue la Iglesia”. Esta frase del teólogo católico Alfred Loisy, fue como un hilo rojo que se mueve por todas nuestras investigaciones de cultos religiosos. Constantemente comprobamos: En el lugar del mensaje del reino de Dios, aparecieron en la Iglesia las ideas y las ceremonias de cultos precristianos. Con esto no se trata de quitarle el valor a estas religiones de misterio. Lo único que hemos hecho notar: Esto no es cristiano.

 

La veneración a María tiene precursores paganos

 

También la veneración a María se basa en cultos paganos. Pues: Sobre la “veneración” a su madre no se encuentra en Jesús. Cuando su madre y sus hermanos querían llegar a Jesús, mientras Él estaba hablando a un grupo de personas, le dijo a aquel que le había comunicado esto: ¿Quién es mi madre y quienes son mis hermanos? ...

 

“Porque todo aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ése es mi hermano y hermana y madre” (Mateo, 12, 50). En otra ocasión, una mujer de la multitud aclama a la madre de Jesús: “Bienaventurado el vientre que te trajo”, Jesús respondió: “Antes bienaventurados los que oyen la palabra de Dios, y la guardan” (Lucas 11, 27-28). Por lo tanto el culto a la madre y a María no se pueden referir a Jesús.

 

hb6_goettinnen.jpg (11108 Byte)

 

Semiramis y Nimrod – Devaki y Krishna – Indrani con niño  Isis y Horus. Las diosas regularmente aparecen con un hijo, el cual lo parieron siendo vírgenes 

 

También en el cristianismo temprano, un culto a María es desconocido. Antes del siglo tercero ningún padre de la Iglesia conoce una virginidad eterna de María. Hasta el siglo seis, nadie sabe algo de una asunción corporal de Maria al cielo.

 

En el concilio de Éfeso, en el año 431, hubo sin embargo un suceso determinante. Éfeso fue un conocido santuario de la diosa madre pagana Artemisa respectivamente, Diana. Diana y Artemisa son formas de la antigua “Magna Mater”, la gran madre. En Egipt por ejemplo, es la figura de Isis que en los tiempos del cristianismo originario era muy popular en Roma.

 

Estas diosas aparecen regularmente con sus hijos, habiéndolos parido siendo vírgenes, que muchas veces llegan a ser el esposo de ellas, por ejemplo: Semiramis y Nimrod, Astarté y Baal, Isis y Horus.

 

En el concilio de Éfeso, fue puestaq en vez de Diana y Artemisa, María. Muchos de los antiguos títulos de las madres-diosas, pasaron a María, de forma más exacta, a la “Kultmana”: “Reina de los Cielos “, “Inmaculada”, “Madre de Dios” y “Paridora de Dios”. El dogma de Éfeso transforma a la madre corporal de Jesús, a Madre de Dios. Con este concepto se crea la sensación, es decir, considerado a conciencia de que María estaría por encima de Dios.

 

En el año 1854, el papa Pío IX anuncia el dogma de la “inmaculada concepción”, según lo cual María en el primer momento de su concepción, es decir en el vientre de su madre Anna, habría sido libre de toda mácula del pecado original.

 

En vez de pruebas, acrobacia cerebral teológica 

¿Y por qué? Una “diosa” naturalmente no puede tener máculas, tampoco la “mácula” de una  concepción natural, que según la enseñanza católica conlleva la mácula del pecado original ¡Por lo tanto ella no lo tiene! Ya que para esta afirmación no existen pruebas bíblicas, hay que aplicar acrobacia cerebral teológica.

Con lo cual queda abierta la pregunta ¿Por qué está relacionada la concepción terrenal con una mancha? Friedrich Nietzsche dice con respecto a esa tesis. “Con esto la Iglesia ha manchado la concepción …” (citado según Deschner, Der gefälschte Glaube, pág. 240).

 ¿Por qué existe el culto mariano?

Tampoco este dogma se puede basar en hechos bíblicos e históricos. Por esto debe estar nuevamente a disposición “Las tradiciones de la Fe”, con la cual se puede demostrar todo y nada.

 

¿Por qué la Iglesia le da tanta importancia a los dogmas marianos? Por lo visto el culto mariano satisface una función importante en la vida de muchos creyentes. ¿No será que esto es por  una compensación de que el Dios creador, que es un Dios padre-madre, es un Dios que posee exclusivamente rasgos exclusivamente masculinos? Él fue representado muchas veces como un dios castigador y vengador. Una comprensión tan falsa de Dios, es totalmente contrario al Dios amante que enseñó Jesús. Esto ahora sería equilibrado, que María “en reemplazo”, toma el papel de una madre comprensiva.

 

A esto se agrega de que en la historia de la Iglesia, la mujer durante mucho tiempo, fue considerada inferior al hombre. Muchas veces era presentada como pecadora y seductora del hombre. Para esta desvalorización de la mujer, María era la contraposición idealizada: Ella es la pura e “inmaculada” a quien se le pueden proyectar determinadas ansias. El que reconoce a Dios como el padre amante, se dirige a Él y se esmera en vivir según sus mandamientos, éste no necesita ningún culto mariano.

 

¿Qué hay detrás del nacimiento virginal?

El nacimiento virginal de un hijo divino debería ser la comprobación de la fuerza creadora divina de la mujer.

Fertilidad por si misma, sin la fuerza reproductiva del hombre, creación por fuerza propia sin el creador, e incluso en contra del creador. ¿No es exactamente esto lo que querían las fuerzas dirigidas contra Dios y por lo cual se llegó a la caída? En la unión de la divinidad madre con su hijo, respectivamente esposo, lo demoníaco cree ser más poderoso que el padre original, el Dios padre-madre, y quisiera vencerlo.
 

Inhalt der Serie "Heidnische Bräuche"
Hauptseite
Archiv - alle früheren Ausgaben
Suchen
Abo-Service
Impressum
Post an uns

Copyright © Verlag Das Weisse Pferd GmbH, Altfeld, Max-Braun-Straße 2, 97828 Marktheidenfeld, Deutschland
Tel. 09391 / 504 - 207, Fax - 210, http://www.das-weisse-pferd.com - E-Mail: info@das-weisse-pferd.com